Niños se disfrazan de lomitos del socavón y enamoran Zacatepec Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

Niños se caracterizan de los “lomitos” que cayeron al socavón y enamoran en Zacatepec

Participaron en la grabación de un video de la Banda Lupita.

Niños se disfrazan de los lomitos que cayeron al socavón de Zacatepec.

Puebla. Los niños Hilary y Joshua, son dos pequeños que se disfrazaron de los lomitos que cayeron al socavón para participar en la grabación de un video musical de la Banda Lupita de Zacatepec.

La idea surgió de su abuelo, José Hilario, quien escribió una canción y pidió que los menores se disfrazaran de los perritos para hacer dicho clip.

Luego de su participación en el video, Hilary y Joshua causaron sensación en las redes sociales, así que durante el fin de semana estuvieron en Santa María Zacatepec, en donde aprovecharon para, con sus disfraces y alegría, apoyar a la venta chiles en nogada, que prepara su mamá, Karina Durán.

Los niños bailaron al ritmo de una canción que compuso su abuelo y ofrecieron el platillo con atuendos de 'Spay y Spike'.

Los fines de semana en el socavón

Las visitas a la peligrosa zona del socavón son cada vez mayores, el pasado fin de semana, hubo más de 400 personas en el lugar.

Al llegar a Zacatepec se aprecian, antes que todo, dos estacionamientos y después empieza a percibirse un olor a carnitas y memelas. Después, entre los puestos aparecen las dos casas que ofrecen la oportunidad de observar el socavón desde sus azoteas (el costo es de cinco pesos por ver).

Más adelante un corredor de tezontle rojo lleva al visitante a los puestos de pan de fiesta, elotes recién cortados y asados, memelas del socavón, guisados, micheladas y hasta botanas como los 'socachapulines' y las 'socapapas', aunque estas no tienen alguna forma en particular, son nombradas así solo por estar a la venta en la zona del socavón. También hay venta de “chicharrines y botanas a solo 15 socapesos”.

En el municipio sigue la venta de tazas, platos, playeras, gorras y juguetes.

Al final del corredor se observa la malla ciclónica y detrás de ella el socavón, que es contemplada por los visitantes durante varios minutos.

Los más jóvenes toman selfies y luego proceden a la foto familiar. En los alrededores del socavón, todos olvidan la sana distancia y posan abrazándose.

Así se viven los nuevos fines de semana en el socavón de Santa María Zacatepec.

INFORMACIÓN DE TELEDIARIO Y ROSARIO PORTILLO, MILENIO PUEBLA.