Los Lavaderos de Almoloya: Entre el lavado comunal y el chisme poblano Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

Los Lavaderos de Almoloya: Entre el lavado comunal y el chisme poblano

A dos siglos de historia "Los Lavaderos de Almoloya" lucen intactos.

Puebla. Esta es la reliquia más significativa que existe en la zona fundacional de la Angelópolis.

Los Lavaderos de Almoloya, se han convertido en un punto referente para recordar los rastros de la vida colonial.

Aquí no había distinción de clases sociales: se lavaba la ropa de tanto de los virreyes, como la sociedad eclesiástica y los asentamientos indígenas, que después se conviertieron en barrios.

El lavado comunal en los lavaderos de Almoloya || Foto: Puebla Antigua

La historia del lavado comunal

Fue en el año 1704 cuando se tuvo el primer dato de la existencia de un espacio para lavar ropa de manera comunitaria.

Las mujeres, en su mayoría indígenas, se congregaban en la antigua calle Doctrina de Santa Cruz y Barrio de San Francisco, hoy calle 10 Norte a un lado de 14 Oriente.

Fabricaban su propio jabón y usaban el agua del manantial de Almoloya que significa "agua que brota", que era un remanente del Río de San Francisco, actualmente bulevar 5 de Mayo.

El chisme de lavadero

Las mujeres tenían que esperar hasta tres horas para que su ropa secara, lo hacían en una plazuela aledaña llamada "de la amargura", ahí se contaban sus penas y se difundían las noticias.

Es aquí donde nacieron frases como: "ahí en el lavadero", "lo oyó en el lavadero" y "el chisme poblano".

Los antiguos Lavaderos de Almoloya || Foto: Puebla Antigua

La época dorada y el fin de una era

En 1863 los lavaderos fueron reconstruidos luego de que los otros estuvieran muy deteriorados. Su apogeo iniciaba; las lavanderas tenían una labor bien remunerada, tanto que pudieron mandar a edificar un techo para protegerse del sol, incluso construyeron su capilla en la calle 12 norte. Sin embargo, el crecimiento de la ciudad y el abastecimiento de agua en las casonas poblanas las desplazó.

Años más tarde, en 1983, los lavaderos fueron cerrados, tiempo después de que el río fuera entubado para dar paso al bulevar 5 de Mayo de Puebla.

Los lavaderos en el siglo XXI

A pesar de que han pasado más de 200 años, hoy, los 120 lavaderos y su pileta central lucen intactos. Los poblanos pueden apreciar este monumento que forma parte del Patrimonio Histórico de Puebla, desde una puerta de hierro forjado que los custodia celosamente al lado de un hotel.

Los lavaderos de Almoloya en el siglo XXI || Foto: Urszula Kozak.

INFORMACIÓN: ISRAEL GEORGE, TELEDIARIO PUEBLA DIGITAL.